Sibiu, capital europea de la cultura en 2007

Sibiu , ciudad moderna y occidental, conserva su antiguo burgo medieval floreciente, con sus numerosos edificios barrocos erigidos durante la dominación de los Habsburgo, empezando con 1699. Fundada por colonos alemanes en el siglo XII, la ciudad fue el centro cultural tradicional de los sajones (como es la costumbre de llamar a los alemanes de Transilvania) y quedó casi exclusivamente alemana hasta mediados del siglo XIX. Después, poco a poco empezó a “rumanizarse”, hasta llegar a mayoría rumana en los años 30; hoy día, después del éxodo masivo de los sajones hacia Alemania por motivos económicos, la ciudad es rumana en proporción de más de 95%. Sibiu (Cibinum), posteriormente llamada Hermannstadt, fue fortificada en la Edad Media con murallas de ladrillos rojos, de aquí su sobrenombre de “ciudadela roja”.

Preservada tanto contra los estragos de la guerra que contra los planos de urbanismo de la época Ceausescu, Sibiu conservó de las distintas épocas (gótico, renacimiento, barroco) cantidad de monumentos de arquitectura religiosa, civil y militar, así que una multitud de viviendas antiguas. Su designación como Capital europea de la cultura para el año 2007, junto a Luxemburgo, estimuló la municipalidad a llevar una campaña de restauración y embellecimiento de gran envergadura. Sus monumentos, junto con la riqueza de sus museos (especialmente la pinacoteca de Brukenthal) y con las atracciones de la región circundante, hacen de esta ciudad un centro turístico de primer orden.

Desde la época moderna, la ciudad alta (Orasul de sus) es el centro neurálgico de Sibiu, concentra la mayoría de los monumentos y curiosidades. La ciudad de articula alrededor de las tres plazas históricas; la Plaza Huet (la más antigua), la Pequeña Plaza, y la Gran Plaza, muy cercanas una a otra. Los lados sur y este de la plaza están ocupados por casas de dos o tres pisos cuyos áticos están perforados por claraboyas en forma de almendra con pequeñas ventanas en su centro que les hacen parecer ojos, de donde su nombre de ojos de Sibiu.

En el lado noroeste de la Plaza Grande se alza el Palacio Brukenthal, uno de los monumentos barrocos más importantes de Rumanía. Erigido entre 1777 y 1787, sirvió de residencia principal al gobernador de Transilvania, Samuel von Brukenthal. La plaza Huet está dominada por la catedral evangélica (en alemán Evangélica Stadtpfarrkirche), construida en el siglo XIV en el lugar ocupado otra vez por una iglesia romana. Cuidado cuando pasan por el Puente de las mentiras, el primer puente en hierro forjado de Rumanía (1859). La leyenda dice que se va a derrumbar bajo los pasos del mentiroso.

El centro histórico está desde 2004 pendiente de ser reconocido por la UNESCO como patrimonio universal. Sibiu puede prevalerse de un conjunto de museos de gran interés, organizados en una docena de entidades que sea poseen colecciones de arte y de pintura, sea se dedican a las artes decorativas, a la arqueología, antropología, historia, arqueología industrial, historia de las artes y artesanías o a las ciencias naturales.



Copyright © 2017 · HolaRumania·